agosto 2007 ~ Monitor InteriorMonitor Interior

Blogroll

El Hombre lanzó "Eh!"

Ulises Oliva es un músico nacido en estas Villas, a los 18 años se fue a estudiar a Córdoba, luego a Europa y ahora está afincado en Tanti (Córdoba) desde donde se catapultaron con su banda "El Hombre" y lanzaron el disco "Eh!" producido por Mariano Martínez de A77aque. El disco, la música, la vida, los recuerdos de la Villa en una entrevista exclusiva de Monitor Interior

Monitor Interior

Mucho más que un programa de radio. Un espacio donde expresarte mientras otros intentan lavarte la cabeza

Malos Tratos, una banda que trata bien al rock

La banda de San Francisco (Córdoba, ARG) que lidera Mauricio Alberto habló con Monitor Interior, tras el toque con Las Pelotas en el LLenate el mate de rock 2011

Monitor Interior

Entendiendo a la cultura como a nosotros mismos. Qué somos, qué hacemos, qué pensamos, cómo nos expresamos

Felipe Pigna encendió su Monitor Interior

Brindó una charla en Villa María (Córdoba) a teatro colmado. Tras su presentación habló en vivo con Monitor Interior. Los olvidados de la historia, los ninguneados y la recuperación del gusto por un materia que era aburrida en las escuelas:

Se produjo un error en este gadget.

martes, 28 de agosto de 2007

Somos culturosos... pero en casa

En regla general, las sociedades tienen un círculo bien concentrado y normalmente estable de personas, pertenecientes o no al ambito cultural, que recorren los teatros, galerías, muestras y demás espacios donde el arte se da cita. Entre ellos están los comunicadores, los políticos, los funcionarios, los agentes y por supuesto los artistas.

Con asombro, función tras función he observado que en las butacas de los teatros, en las salas de las exposiciones, en los recitales o donde sea que el arte convoque, estos personajes no están.

A sabiendas que esta crítica despertará la enemistad en muchos colegas, he optado por ser directo. Muchos periodistas dicen que hubiesen escrito mejor tal o cual cosa, que hubiesen encarado la crónica de esta o aquella manera; incluso hacen lobbie para que se les permita cubrir algunos shows. En criollo corriente: hacen lo posible por serruchar pisos.

Pero ninguno de ellos asiste a los espectáculos, a las exposiciones, a las conferencias... El comunicador, suele pensarse y en las grandes capitales así es, es una persona culta, porque la actividad así lo exige y por propio placer. ¿O será que sólo van si la entrada es gratis?

En cuanto a los funcionarios, muchos, en el plano nacional por ejemplo, asisten para la foto. Saben que allí estarán los medios y que algún periodista se acercará y algún fotógrafo captará para la posteridad su ingreso. En la ciudad, quienes tenemos la fortuna de cubrir los espectáculos tenemos una misión bien clara, los protagonistas son los artistas. Por lo tanto no habrá foto, ni preguntas, ni posteridad. Tal vez esa sea una razón para no asistir, me atrevo a sospechar.

Los responsables de la cultura de la ciudad no asisten. Qué podrá esperarse entonces de aquellos cuyas funciones no están ligadas al arte. Con qué criterio se entablan las políticas culturales desde un escritorio, sin conocer, sin recorrer, sin vivenciar a la propia cultura en los pocos espacios donde hoy se aloja, sobreviviendo al cierre de locales, teatros y la paranoia pos Cromagnon.

Los artistas en algunos casos no van a otras actividades que no les pertenezca porque ciertamente existe un recelo; cada cual cree ser superior y, sin ver, critica.

Cuando se los interroga, (palabra desagradable pero acertada), sobre los motivos por los que no asisten, esgrimen cansancio, falta de tiempo, otras ocupaciones... Pero bien conocen quién está nominado en el Gran Hermano o qué tan dura fue la caída de Wanda Nara mientras patinaba. Hay tiempos y tiempos

lunes, 27 de agosto de 2007

Cultura… estás nominada

“Siempre somos responsables de lo que no tratamos de impedir”

Jean Paul Sartre

Aunque suene lamentable, ya no asombra oir de algunos periodistas, artistas e incluso funcionarios que trabajan en el ambito, que la cultura se encuentra en decadencia. Habitualmente entienden el término cultura únicamente como las expresiones más elevadas y costosas del arte y descartan de plano un mural en una escuela o los talleres narrativos barriales. Pero, mal que les pese, la cultura goza de buena salud. No es ella la que está en decadencia sino los medios, que optan por mirar hacia otro lado minuto a minuto.

Con estupor vimos como los miembros de APTRA eliminaron el rubro Mejor Programa Cultural-Educativo, para poder introducir al Reality Show en los premios Martín Fierro. Peor aún la pseudo explicación de Carlos Sciacaluga, presidente de la entidad, que lejos de brindar respuestas llenó de interrogantes sobre la decisión de homogeneizar en el rubro Interés General, Cultural y Musical evidentes contenidos de la cultura para las masas. Como dijo Discepolo, un cambalache.

Estoy de acuerdo con que a los intelectuales, a las personas cultas, no les interesa los Martín Fierro, ni competir con los freaks de Susana, degradarse por un sueño o cantar como perro. Pero sin dudas, en un país tinellizado y con sueños de entrar en una casa para no hacer nada por 40 días con esperanzas de ganar 100.000 pesos, aunque más no sea un pequeño espacio donde las miradas de gran parte de los ciudadanos se centran es un importante agente difusor.

La cultura quedó nominada con esta decisión caprichosa de reemplazar programas de alto contenido por productos comprados en la cultura televisiva del sofá y la cerveza en lata, en el marco de una “campaña de embrutecimiento de los pueblos”, tal como lo expresara Adolfo Colombres*.

Estará nominada, pero no fuera de la casa. La cultura proseguirá su camino alternativo a los que Mario Margulis llamó medios de incomunicación de masas, pero esto no quita que la decisión haya sido, cuanto menos, repudiable.

Marcelo J. Silvera

* Manual del promotor cultural. Ed. Hvmanitas, pág. 51

(c) Permitida la reproducción citando la fuente: (texto y link) http://monitorinterior.com.ar
Twitter Delicious Facebook Digg Stumbleupon Favoritos Más